Jardines de bajo consumo

Las premisas ecológicas, el clima o, simplemente, la falta de infraestructura de suministro de agua imponen condiciones especiales a los diseñadores de jardines. Estos comienzan ya durante la preparación de la tierra de la plantación con aditivos del suelo que fomentan el almacenamiento de agua. Emplean un tratamiento especial del agua e instalan sistemas de riego que ahorren agua, como el riego subterráneo. Finalmente se recurre al empleo de plantas extremadamente resistentes a la sequía que, en modo alguno, tienen que ser poco espectaculares o discretas.